Noche de Walpurgis

Noche del 30 de abril al 1 de mayo

 La Noche de Walpurgis o Noche de las Brujas o se sitúa en el punto medio entre el Equinoccio de Primavera  - Ostara y el Solsticio de Verano - Litha. Hace seis meses celebramos Samhain y esta correspondencia temporal es la que hace que esta noche o este día sea, al igual que la del 30 de octubre al 1 de noviembre, uno de los llamados "días puerta": momentos en los que el Velo entre los Mundos se difumina, se produce un sutil pero perceptible cambio energético, se pasa de la Luz a la Sombra o de la Sombra a la Luz.

En nuestro país, muy poca gente llama a esta Celebración Noche de Walpurgis, pero se trata de una antigua tradición del centro y norte de Europa que celebraba el final del invierno encendiendo hogueras que representaban el cálido verano que estaba casi a las puertas. Se adoraba a Waldborg o Waldburga, diosa de la fertilidad, a la que se veneraba para que ayudara a que las cosechas y el ganado crecieran fuertes.

En un ámbito mucho más brujeril, en Alemania se creía que en esta noche en concreto, las Brujas y hechiceras (así, en femenino) de los alrededores se reunían en Brocken, la montaña más alta de la Sierra del Harz. Para llegar hasta allí y volver en la misma noche, las Brujas utilizaban su famoso ungüento, ese que les permitía volar en sus escobas y que les impelía a participar en orgías demoníacas durante toda la noche.

En otras partes de Europa, como Irlanda, el 1 de mayo se honraba a Belenos y a su compañera Sirona. Esta fecha marcaba el inicio del verano y era el momento en el que el ganado volvía a los campos. Para limpiar y purificar a los animales, se encendían grandes hogueras entre las que tanto hombres como bestias, caminaban. Fuego, humo y cenizas tenían poderes protectores, por lo que el fuego de los hogares se apagaba y volvía a encenderse en las hogueras de Beltane para llevar hasta las casa la energía purificadora y protectora de esos fuegos. 

Lo llames como lo llames, esta noche se trabaja la fertilidad, se restablecen los ciclos “hacia afuera”, trabajos que se desarrollan, cosas que echan a andar, nuevas relaciones… es la época propicia para ritos de pasaje entre los períodos frío y cálido, entre la Sombra y la Luz, entre la muerte física y simbólica y el renacimiento espiritual. De manera general, Beltane es la festividad del cambio de ritmo de vida, del ritmo invernal se pasa al estival. La fiesta simboliza ese pasaje físico y espiritual.

Beltane es una época propicia para la adivinación, los ritos de protección de casas y propiedades de todo tipo, para la recolección de plantas, en particular las ortigas, que se utilizan precisamente como hierba protectora, colgándola en los dinteles de puertas y ventanas.

Una de las características de esta celebración (más de Beltane que de la Noche de Brujas) además de las hogueras y los fuegos encendidos por doquier, es la Danza del Palo de Mayo, asociada a la fertilidad, la alegría, el compartir en grupo. Lxs participantes danzan en torno del palo con cintas de colores en la mano, las cintas se entrecruzan según los pasos de lxs bailarinxs formando una especie de tela de araña o entretejiendo una envoltura coloreada del palo. Cuando se termina la danza, las puntas de las cintas se sujetan al palo y éste se guarda hasta el año siguiente, cuando se quema en las hogueras de Beltane.

En esta tarde -noche o noche - noche, los Trabajos y Rituales más convenientes son los que están relacionados con:

  • Comunicación con lxs Ancestrxs y lxs Espíritus en general

  • Adivinación en todas sus formas

  • Fecundidad (no sólo en el aspecto físico)

  • Sexualidad, pasión y/o deseo

  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social

© 2018 por Beatriz P.     608 60 19 54     beatriz@brujadeciudad.com   Madrid