Velas de la iglesia

Candlemas - Imbolc - La Candelaria

2 de febrero

IMG_20190921_203507_274.jpg

Imbolc es el segundo de los Sabbats mayores de la Rueda del Año. Marca la época de la esperanza en la que el frío invernal aún cubre la tierra, manteniendo ocultas las semillas que brotarán en primavera y que comienzan a desperezarse bajo el manto de nieve.

 

Como todos los Sabbats, la Luz está presente como recordatorio del sol: encendemos velas y hogueras para mantener en nuestros corazones la esperanza de la llama que encendimos en Yule y que mostrará su brillo en el próximo equinoccio Ostara

 

Es tiempo de esperanza, de promesas, de tocar con la punta de los dedos lo que viene, es la última de las celebraciones invernales y está consagrada a la diosa Brigit, una antigua divinidad celta que ha tenido muchos "parecidos razonables" con distintas diosas a lo largo de los siglos y las conquistas de pueblos extranjeros (Brigantia, Briga, Minerva, Atenea...).

En la Naturaleza, en los lugares más calurosos, comienza el deshielo, algunos brotes asoman, las semillas se van despertando...nada es visible, todo permanece latente, la vida comienza a bullir bajo nuestros pies...es momento de gestación para el re-nacimiento venidero en Ostara.

Comenzamos a desperezarnos también nosotrxs, tras el trabajo con la Sombra de Samhain, la esperanza del retorno de la Luz en Yule, ahora esa esperanza comienza a hacerse realidad: hemos reflexionado sobre nuestros deseos y necesidades, sobre qué queremos que prospere en este nuevo año y qué queremos dejar atrás...es el momento de desechar, de elegir, de situarnos frente a las puertas que queremos abrir, de enfocarnos en los asuntos que queremos que crezcan más adelante. 

La luz de las candelas purifican y limpian, el Fuego de Brigit destruye y transforma. Este es el momento perfecto para hacer rituales o trabajos que tengan que ver con:

  • Limpiarnos y purificarnos

  • Limpiar nuestros espacios rituales

  • Limpiar nuestra casa o nuestro lugar de trabajo

  • Preparar despojos